//
estás leyendo...
Artículos de opinión

El uso indiscriminado de la palabra “crónico”.

¿Estás seguro de que tu problema “crónico” realmente no tiene solución?

Todos nos encontramos muchas veces en la clínica con pacientes que dicen cosas como “esto es crónico, ya no tiene solución”. El problema radica en los dos significados que posee la palabra “crónico”.

Sin ir muy lejos, en la Wikipedia, podemos leer:

En medicina, se llama enfermedad crónica a aquellas enfermedades de larga duración, cuyo fin o curación no puede preverse claramente o no ocurrirá nunca. No hay un consenso acerca del plazo a partir del cual una enfermedad pasa a considerarse crónica; pero por término medio, toda enfermedad que tenga una duración mayor a seis meses puede considerarse como crónica (Wikipedia 2011).

¿Cuál es el significado que otorga un paciente a la palabra crónico? Pueden darse dos casos: como enfermedad larga o como patología que no tiene solución. La mayoría de ellos entienden la palabra “crónico” como un problema sin solución. En el mejor de los casos pueden relacionarlo como contrario a “agudo”, pero el significado de “esto ya no hay quien lo arregle” sigue existiendo de forma muy clara.

Cuando los fisioterapeutas, médicos… , utilizamos la palabra crónico, puede que estemos en lo cierto, que esa patología en concreto cumpla con los requisitos para ser designada de tal forma y podremos comunicarnos entre nosotros de manera correcta. Pero nos comunicaremos mal con nuestros pacientes.

Ocurre lo mismo con otras palabras. “Tumor” por ejemplo. En sentido estricto un aumento de volumen de un tejido. ¿Utilizaríamos esa palabra para cualquier aumento de volumen de cualquier tejido? Pues sí para uso interno, para comunicación entre profesionales, pero no para decirle a nuestro paciente: “lo que tiene usted es un tumor”, sin más explicaciones.

Entiendo por lo tanto que utilizar la palabra “crónico” exige por parte del profesional de la salud un especial cuidado en explicar lo que eso realmente significa. Pero, de todos modos, haríamos bien en cambiarla por cualquier otra opción.

Una tendinitis crónica no invita a hacer nada para solucionarla. Una tendinitis de larga duración sí. Y estamos diciendo lo mismo. Pero, al final, si el paciente interpreta que no tiene solución, no la buscará y su problema tendrá muchas más posibilidades de convertirse en no solucionable con el paso de los años. Habremos cerrado el círculo: ya tenemos un problema crónico en las dos acepciones de la palabra. Cruel paradoja.

Anuncios

Acerca de Carlos Remis

Empecé la carrera con matrículas y la acabé con notables. Fue dejando de interesarme el estudiar y empecé a aprender. Ahora suspendería. Soy Fisioterapeuta.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Todos los artículos

A %d blogueros les gusta esto: