//
estás leyendo...
Artículos sobre salud en general

Algunas consideraciones sobre el dolor de cabeza.

“Aproximadamente la mitad de los adultos en el mundo sufre migrañas o jaquecas”

Así empieza un artículo sobre este problema del que os dejo la dirección.

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2011/05/03/noticias/1304440250.html

El artículo en sí no aporta grandes cosas, salvo el dato de que el 47% de la población adulta tiene algún desorden de ese tipo, un dato que por sí sólo merece un libro completo.

La pregunta es: ¿por qué me duele la cabeza?

Distingamos entre migraña y cefalea.

La migraña es un dolor de cabeza habitualmente en uno de los lados, pulsátil, de intensidad importante y que en ocasiones genera nauseas, vómitos, sensibilidad a la luz, los sonidos o los olores, y trastornos de la visión en forma de destellos, luces… Acostumbra a ceder con el reposo y a empeorar con la actividad física.

La cefalea o jaqueca suele ser de menor intensidad, no va acompañada de sensibilidad a la luz, sonidos u olores, no acostumbra a empeorar con la actividad física y no suele impedir a la persona realizar sus actividades de la vida diaria.

Estos son los dos motivos de dolor de cabeza más habituales.

Pero la distinción entre los dos diagnósticos más comunes, cefalea o migraña, no contesta la pregunta de ¿por qué me duele la cabeza? Los “por qués” serán individuales, como siempre, y esa constituye la clave de cualquier tratamiento posterior.

En ambas, aunque sobre todo en la cefalea, que incluso habitualmente se la denomina cefalea tensional, la importancia de las cervicales es fundamental. Gran parte de los músculos de esa zona refieren su dolor en la zona de la cabeza, por ejemplo en la zona posterior, encima de la oreja o encima o por detrás de los ojos. La normalización del funcionamiento de la zona cervical será básica por lo tanto en el tratamiento.

Y, claro, si hablamos del cuello… cómo no hablar del estrés… porque, si bien ese tipo de factores influyen drásticamente en nuestras cervicales, también tienen mucho que ver con nuestra cabeza.

Algunos otros factores podrían tener que ver con motivos hormonales, con hábitos alimenticios u otros.

Y ¿cómo lo solucionamos? Como siempre, buscando el origen, o, mejor dicho, los orígenes, puesto que estos problemas (como casi todos, por otra parte) no acostumbran a tener uno sólo, sino varios. Pero en general podemos decir que la cabeza es una de esas zonas del cuerpo tremendamente agradecidas.

La lástima de este tipo de problemas es que acostumbran a producirse en personas jóvenes que como consecuencia ven mermadas sus capacidades o su ánimo por culpa de ellas. Pero, por más que nos lo parezca por ser muy común, no es normal que todas las semanas o siquiera todos los meses nos moleste la cabeza. ¡Lo normal es estar sanos!

 

Anuncios

Acerca de Carlos Remis

Empecé la carrera con matrículas y la acabé con notables. Fue dejando de interesarme el estudiar y empecé a aprender. Ahora suspendería. Soy Fisioterapeuta.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Todos los artículos

A %d blogueros les gusta esto: