//
estás leyendo...
Artículos de opinión, Artículos sobre salud en general

La clave de la salud. Nuestra capacidad de adaptación.

“Sólo el cambio perdura”, decía Heráclito.

Todo cambia. Nuestra familia, nuestro trabajo, nuestra casa… Y también nosotros, nuestro cuerpo, nuestra salud…

La OMS (Organización Mundial de la Salud) de fine la salud como : “Un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. La cita procede del Preámbulo de la Constitución de la Organización Mundial de la Salud, que fue adoptada por la Conferencia Sanitaria Internacional, celebrada en Nueva York del 19 de junio al 22 de julio de 1946, firmada el 22 de julio de 1946 por los representantes de 61 Estados (Official Records of the World Health Organization, Nº 2, p. 100), y entró en vigor el 7 de abril de 1948. La definición no ha sido modificada desde 1948.

Sin embargo creo que a esta definición le hace falta una tercera dimensión, el tiempo, el cambio. Esta definición de la OMS en realidad creo que no es la definición de “salud”, sino de “estado de salud”, como algo estático.

La salud es en realidad un proceso de cambio, de adaptación a situaciones nuevas. Si nos adaptamos bien nuestra salud será perfecta. Si nos adaptamos regular iremos añadiendo piedras a nuestra mochila. Si no nos adaptamos padeceremos una enfermedad.

Tratamos a muchos procesos como enfermedades cuando en realidad no lo son. Son simplemente adaptaciones más o menos duraderas. La menopausia, un catarro, una artrosis… son situaciones, procesos en los que nuestro cuerpo se adapta a las cambiantes situaciones. Tratarlas como enfermedades puede asignarles una importancia que no tienen, algo nada favorable. O podemos darles un tratamiento curativo cuando en realidad no necesitan que nadie las cure, simplemente necesitan concluir su adaptación, y tal vez, como mucho, una pequeña ayudita para facilitar y optimizar el proceso.

Leía hoy mismo una serie de consejos para el esguince de tobillo. ¡Rápido: hielo, compresión, elevación, no lo muevas, antiinflamatorios,  hay que bajar esa inflamación!, venían a decir… Yo más bien diría: tranquilo, no pasa nada, sólo es un esguince…  Créeme, no hay nadie en este mundo que sepa solucionar ese problema mejor que tu propio cuerpo. Dale un poquito de tiempo, mímalo un poco no moviéndolo más allá de donde te duela y todo se solucionará sólo como por arte de magia. Una radiografía para asegurarse de que no hay ningún hueso roto y, si quieres estar más seguro de que no te va a dar problemas, pásate por el Fisioterapeuta unos días después. Y si la cosa ves que no va como debiera y que tarda un poquito, pues lo mismo, haz algo más. Pero sobre todo tranquilo. No transformemos un proceso en una enfermedad.

Lo importante no es tener salud, porque todo cambia y hoy estamos sanos pero mañana seguro que eso cambiará, y hoy estamos enfermos y mañana seguro que eso también cambiará. La clave es la capacidad de adaptación para cuando dejemos de tener un estado de salud óptimo.

Y si todo depende de nuestra capacidad de adaptación… cómo la potenciamos?

Alimentación, ejercicio, sueño…. Y ser felices. Fácil.

 

 

Anuncios

Acerca de Carlos Remis

Empecé la carrera con matrículas y la acabé con notables. Fue dejando de interesarme el estudiar y empecé a aprender. Ahora suspendería. Soy Fisioterapeuta.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Todos los artículos

A %d blogueros les gusta esto: