//
estás leyendo...
Artículos sobre alimentación, Artículos sobre libros, Artículos sobre salud en general

¿Será que estamos mal hechos? Cómo nuestro diseño evolutivo nos hace engordar.

¿Por qué engordamos? ¿Cuál es el motivo del aumento incesante de enfermedades como la diabetes, la hipertensión, la hipercolesterolemia, las enfermedades cardiovasculares o la obesidad?

El libro se encuadra dentro de lo que se conoce como Medicina Darwiniana o Evolucionista, que intenta explicar desde el punto de vista de nuestra herencia genética los motivos de estas enfermedades de la opulencia. Miles de años adaptándonos a un ambiente de restricciones alimentarias nos pasan factura en un presente con millones de calorías a nuestro alcance.

Una de las claves está en la insulina, una hormona producida en el páncreas, cuya misión fundamental es permitir el paso de los azúcares a los distintos órganos. Cuando comemos se produce un aumento de la glucosa en la sangre que a su vez genera un aumento de insulina, regulando así el metabolismo de la glucosa, haciendo que, ya hayamos acabado de comer o estemos en ayunas, nuestros niveles de azúcar no varíen excesivamente.

La insulina es la llave que abre la puerta del órgano permitiendo la entrada de los azúcares. Si no hay llaves, como en la diabetes tipo I, el azúcar se acumula en la sangre, motivo por el que a estos pacientes se les aporta insulina de manera externa.

Pero, ¿qué ocurre cuando hay llaves suficientes pero, o bien están “gastadas” y no funcionan correctamente, o bien la cerradura no trabaja como debiera? Este es el caso de la diabetes tipo II, y a este proceso se le llama resistencia a la insulina. La situación es la misma, el azúcar se acumula en la sangre. El páncreas, al ver que la cantidad de azúcar sigue siendo alta, segrega más y más insulina. Años después ese exceso de trabajo acaba por agotarlo.

Resumiendo: un montón de azúcar en la sangre y un montón de insulina intentando con más pena que gloria arrastrarlo hacia los órganos.

Este exceso de insulina acaba generando por diversos mecanismos bioquímicos:

  • Exceso de triglicéridos.
  • Descenso del colesterol “bueno” (HDL)
  • Acumulación de grasa, sobre todo en la zona de la barriga (la peor de todas las acumulaciones y de la que en breve colgaré un artículo en el que veremos la importancia de esta acumulación grasa en el funcionamiento visceral y cómo puede esta situación afectar al sistema músculo-esquelético)
  • Aterosclerosis.
  • Aumento de la tensión arterial.

Y, recordemos que la mayor parte de la población en los países desarrollados muere por problemas de salud cardiovascular.

El libro recorre las distintas fases de la evolución humana desde el punto de vista de la alimentación y de su estructura corporal descubriendo cómo los cambios en nuestro medio ambiente provocaron nuestra evolución desde hace unos 5 millones de años con el Ardipithecus Ramidus, que no abandonaba nunca la selva y suu dieta a base de frutas, brotes, insectos.., pasando por el Australopithecus Afarensis y su dieta con más raíces, bulbos, semillas y pequeños animales y peces, el Homo Ergaster y su alimentación carnívora, hasta el Homo Sapiens Sapiens con el desarrollo de la agricultura.

“El ser humano es uno de los mamíferos que más grasa tiene; su masa grasa es tan abundante que nos asemeja más a un delfín que a un primate”

“Y esta característica de acumular grasa debió de ir potenciándose evolutivamente cada vez que nuestros antecesores se enfrentaron a periodos prolongados de escasez de alimentos”

“Podemos imaginar que cuando Lucy (nombre con el que se conoce al Australopithecus Afarensis fósil más famoso del mundo) y los suyos localizaban un bosquecillo de árboles repletos de frutas bien maduras, se atracaban hasta que no podían más, luego durante la siesta hacían la digestión y una enorme cantidad de glucosa era absorvida desde sus intestinos. Una vez cubiertas las necesidades del cerebro y dado que la similación de glucosa estaría reducida por el músculo, ese exceso de azúcar penetraría rápidamente en las células adiposas transformándose en grasa que se acumularía en el tejido adiposo. Allí permanecería hasta que, transcurridos varios días sin hallar alimento, se necesitaría recurrir a esta reserva de energía”

“El resultado fue que la evolución diseñó un carnívoro (Homo Ergaster) con un aparato digestivo de herbívoro”

“Los restos muestran cómo las muescas de corte de las lascas de piedra están por encima de las marcas dejadas por los dientes de carnívoros y de carroñeros, incluyendo en estos al puercoespín. Asumiendo que el orden de las marcas refleja el orden de uso, cabe concluir que los homínidos eran los últimos en pillar presa; incluso se ponían a la cola por detrás del puercoespín”

“La expansión cerebral del “homo” sólo fue posible mediante su cambio en la alimentación: reducción en el consumo de vegetales y aumento del consumo de animales. Esta es la única fórmula que proporcionó los dos requisitos necesarios como el disponer de un intestino más pequeño y el ahorrar energía para dedicarla al desarrollo del cerebro”

“Una consecuencia práctica: si usted nació con un bajo peso al nacer debe extremar su cuidado en llevar una dieta saludable, con una alimentación sana, evitando la obesidad y el sedentarismo, ya que le han correspondido más números en la lotería de la enfermedad cardiovascular”

“El “embudo alimentario” es hoy uno de los defectos graves de la alimentación en las sociedades desarrolladas, que nos obliga a comer cada vez más cantidad de un menor número de alimentos diferentes”

“Si tenemos en cuenta las propuestas de la Medicina Darwiniana, la condición basal natural de la especie humana sería la actividad física continua y de una cierta intensidad; bajo estas condiciones los sistemas enzimáticos y transportadores que hemos adquirido a lo largo de la evolución de nuestra especie funcionarían a pleno rendimiento. En este sentido, el sedentarismo sería un proceso carencial, de deficiencia, promotor de enfermedad”

Un libro tremendamente interesante para cualquier profesional de la salud y cualquier persona interesada en lo que come. Con un lenguaje accesible, pero abordando de forma clara los últimos avances científicos.

Existen dos ediciones distintas, la última más actualizada. Y, además, lo hay en edición de bolsillo.

Anuncios

Acerca de Carlos Remis

Empecé la carrera con matrículas y la acabé con notables. Fue dejando de interesarme el estudiar y empecé a aprender. Ahora suspendería. Soy Fisioterapeuta.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Todos los artículos

A %d blogueros les gusta esto: