//
estás leyendo...
Artículos de opinión, Artículos sobre fisioterapia, Artículos sobre salud en general

Tu cuerpo no utiliza el mail para mandarte mensajes.

Algunas veces en la clínica, cuando sospecho que los problemas del paciente tienen su origen o son claramente influenciados por problemas personales, estrés, preocupaciones o situaciones de ansiedad, depresión, angustia… intento hacer ver al paciente la relación existente entre todo ello para que logre identificar cuáles son aquellas situaciones que facilitan o generan ese dolor de cabeza, de cuello, de espalda, esas dificultades digestivas…

Esta forma de trabajar es algo muy habitual dentro de los profesionales de la salud, pero muchas veces es una actuación que se utiliza cuando los “verdaderos” tratamientos no han funcionado como se esperaba y después de ir descartando diagnósticos relacionados con la fisiología, la anatomía patológica… Ahí es donde entra ya en escena el diagnóstico psicosomático, al final del todo.

En algún artículo anterior ya he hablado de la poca utilidad y del error de base que cometemos pensando en el diagnóstico único. En todos las patologías intervienen factores de lo más variado y atender a cada uno de ellos es básico para el resultado final del tratamiento.

Y cuando dejamos para el final las cuestiones psicosomáticas y las empezamos a considerar como el motivo único del problema, estamos mandando el mensaje de que todo lo anterior es mucho más importante y por eso va primero, y que cuando no encontramos otra solución al problema u otro porqué, acudimos al clavo ardiendo de las emociones y su influencia en el cuerpo. La separación entre cuerpo y alma aun es algo tremendamente afianzado en nuestra forma de entender el mundo.

Existen multitud de estrategias para trabajar con la parte emocional. Y provienen de mil ámbitos. Pero todos parten del “darse cuenta”, del ser conscientes de nuestra realidad y de cómo eso nos influye constantemente.

Me viene a la cabeza una campaña de publicidad de una compañía de seguros. Me parecía fantástica. Echarle un vistazo, no tiene desperdicio. Tu cuerpo no utiliza un SMS para mandarte mensajes. No esperes a que lo haga.”

http://www.youtube.com/watch?v=ux_vC2Mupso

Os dejo aquí además un enlace interesante que hace unos días tuiteé pero que merece la pena recordar.

http://www.lavanguardia.com/lacontra/20110909/54213913374/lo-que-pensamos-varia-nuestra-biologia.html

Anuncios

Acerca de Carlos Remis

Empecé la carrera con matrículas y la acabé con notables. Fue dejando de interesarme el estudiar y empecé a aprender. Ahora suspendería. Soy Fisioterapeuta.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Todos los artículos

A %d blogueros les gusta esto: