//
archivos

Artículos sobre alimentación

Esta categoría contiene 12 entradas

Los tigres no beben Coca-Cola… y ahora tampoco los osos.

Hace ya un tiempo que escribí un artículo sobre las campañas de las empresas de refrescos con cafeína durante el verano en las que se fomenta el consumo de coca-cola y similares para conducir mejor. Todo esto con “reputados” y conocidos médicos que “amablemente” se prestan a ello. Este es el enlace al artículo. https://carlosremisfisioterapia.wordpress.com/2011/08/14/los-tigres-no-beben-coca-cola/

Pues hoy me he encontrado esta maravilla. Y aquí no soy irónico. Echarle un vistazo. Es un vídeo francamente bueno. http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=myxwCEGcBYc

Y aquí tenéis la página de la campaña.

http://www.therealbears.org/

No, no son mariposas en el estómago, es estreñimiento.

Hace tiempo que quería hablar sobre el estreñimiento… un tema como otro cualquiera. Debo ser un poco escatológico, porque incluso mi primera intervención en la televisión era para cocinar un plato “antiestreñimiento”. Era algo así como solomillo con frutos secos. Qué valiente…salir en la tele para cocinar hablando de ir al baño…

El caso es que creo que es un tema infravalorado. Uno recuerda perfectamente si hoy hemos dormido o no, incluso cuántas horas aproximadamente. Recordamos si hemos comido o no, incluso lo que hemos comido. Lo mismo con el ejercicio físico… o con la falta de ejercicio físico más bien (tiro de estadística… no es maldad…). Pero, ¿recordamos si hoy ya hemos ido al baño? Si eres de los que va todos los días, incluso varias veces, seguramente sí te acuerdas. Pero si eres de los que va de pascuas en ramos tal vez no lo recuerdes. Al fin y al cabo, ¿qué importancia tiene? Si lo normal es ir cada 1 ó 2 días…. o eso dicen.

Y el caso es que lo dicen. Las autoridades médicas, digo. La FEAD, Fundación Española del Aparato Digestivo, ha sacado una guía sobre el tema. Y, la verdad, no me gusta nada. Seguimos quitándole hierro al problema y dando cosas que son habituales en la población como normales. Y aquí como en otros temas habitual no significa normal.

http://es.scribd.com/doc/91631120/Guia-Estrenimiento-Para-Web-20120425180854

Nos pongamos como nos pongamos, no ir al baño todos los días, incluso 2 ó 3 veces, no es normal. Tampoco hay que asustarse, no, pero no es algo que podamos considerar como normal y tampoco como “bueno”. Si un día no vamos al baño, no pasa nada. Pero si nuestro tránsito intestinal nos obliga a pasar por el retrete sólo 3 veces a la semana, no esperemos nada bueno de esta circunstancia.

Los problemas pueden ser de lo más variado, puesto que el intestino grueso se encarga de un montón de funciones importantísimas y básicas para el organismo. Si nos centramos en las que se consideran propias de un Fisioterapeuta, los problemas lumbares originados directamente por esta causa son tan frecuentes como frecuente es nuestra mala relación con el aseo. De igual modo son habituales los problemas de rodilla, fundamentalmente la izquierda, por un mecanismo que en fisioterapia llamamos “facilitación neurológica”, algo tan sencillo como que alguno de los nervios básicos en la rodilla, como el N. Obturador, son influenciados por las tensiones de nuestro sistema digestivo. Qué decir igualmente de los problemas tantas veces atribuidos a la cadera y sus famosísimas artrosis, o los problemas inguinales… En fin, que la lista es enorme

Hace poco oía a un paciente decirme que, desde que le había hecho consciente de dónde radicaba su problema, jugaba con su hijo forzando sus lumbares o no en función de si había ido al baño ese día y de si la sensación después de ir había sido la de “descargar” completamente. Si había ido al baño, tenía carta libre para hacer cualquier salvajada lumbar. Si ese no era el caso… con cuidado.

Porque no se trata sólo de cuántas veces voy al baño al día (por favor, dejemos de hablar de cuántas veces vamos al baño a la semana…), sino de si además tengo un tránsito intestinal rápido. Pongo siempre este ejemplo cuando hablo con mis pacientes sobre el tema: en mi casa puede que todos los días saque “una” bolsa de basura para que se la lleve el camión todas las noches. Si esa es la “única” bolsa que hay, genial. Si lo que hago es sacar “una” pero siempre dejo 3 ó 4, y genero cada día una más… algo falla igualmente. Puede que vaya todos los días, pero sigo teniendo un problema por acumulación. Digamos que, si este es mi caso, estoy lleno de… desechos… por ser delicado.

Nuestro tránsito digestivo tiene que ser rápido. 48 horas desde que comemos hasta que lo que era alimento baje por el desagüe de casa ya empieza a ser demasiado. Pero, claro, surge la pregunta: ¿y cómo sé yo cuánto tiempo tarda mi sistema digestivo en realizar todo el proceso? Fácil. Remolacha. Un día te hinchas a remolacha (mejor al natural, que la de bote lleva azúcar…) y luego te vas fijando en el mágico mundo de colores que aparecerá un día en tu WC… básicamente color remolacha. Después es sólo cuestión de hacer cuentas.

“Vale, ya soy consciente de que tengo un problema… y, ahora, ¿cómo lo soluciono?”

Además de las habituales recomendaciones dietéticas, en el marco de la Fisioterapia las posibilidades son enormes. Una rama de ella, la Fisioterapia Visceral, tiene multitud de herramientas para lograr un mejor movimiento de todo el intestino grueso y del sistema digestivo en general. Combinado con la dieta, los resultados son fantásticos.

Así que, lo dicho, prestemos la atención que se merece a esa “llamada interna” y reconciliémonos con nuestras “pulsiones”.

Resumen de la Paleodieta moderna.

Aquí tienes un resumen del tema, pero puedes encontrar mucha más información y, sobre todo, muchísimas recetas e ideas en http://hoycomemosjuntos.wordpress.com/, mi blog específico sobre alimentación, nutrición, gastronomía, medicina evolutiva, deporte…

Reglas generales:

  • Come todos los pescados, mariscos y carnes magras (con poca grasa) de buena calidad que puedas.
  • Come todas las frutas y verduras que puedas.
  • Bebe mucha agua.
  • Evita los cereales.
  • Evita las legumbres.
  • Evita los lácteos.
  • Evita el azúcar.
  • Evita los alimentos procesados.

Si pretendemos eliminar de nuestra dieta los productos derivados del trigo, cereales en general y las legumbres… necesitaremos comprobar la alimentación de la ternera, el pollo, y las gallinas que nos dan los huevos… procurando que no hayan sido alimentados con granos y, por supuesto, con piensos. Procura conseguir productos de ganadería ecológica o, mejor aún, absolutamente “caseros”. Por el mismo motivo, evita los peces de piscifactoría.

Evitar las frituras. Mejor las cocciones “limpias” al horno, al vapor, a la plancha (sin aceite o con muy poco aceite)…

Alimentos perfectos.

  • Agua. Mucho agua. De 1.5 a 2 litros sería fantástico. Más incluso si haces mucho deporte.
  • Pescados
    • Elegir los de pesca extractiva.
    • Elegir prioritariamente los pescados azules, como por ejemplo:
      • Atún (mejor fresco que en conserva)
      • Bonito (mejor fresco que en conserva)
      • Bocarte.
      • Sardina (parrocha)
      • Jurel (chicharro)
      • Caballa (xarda)
  • Mariscos.
  • Carnes magras de buena calidad:Cualquiera que haya sido alimentada a base de hierba… y no con cereales, legumbres, piensos compuestos… (las carnes con denominación de origen o indicación geográfica protegida como Ternera Asturiana o Ternera Gallega, permiten alimentar a los animales con cereales… y no son sinónimo de una óptima calidad).
  • Frutas, verduras y hortalizas.
    • Elige, a ser posible, las de producción ecológica (si acudes al mercado tradicional no tienen por qué ser más caras) y consume prioritariamente las de temporada (serán más baratas al ser más abundantes)
  • Aceite de oliva virgen extra. Aunque es el mejor para cocinar, consúmelo en crudo e intenta evitar el cocinar con él.

Alimentos para no abusar:

  • Huevos. Si son de buena calidad, son fantásticos, pero limítalos a 6 a la semana (si los compramos en el supermercado, buscar los que empiecen por 0 ó, en su defecto, 1 en el número identificativo que llevan marcado en la cáscara. Son los de mejor calidad. Se clasifican del 0 al 3, siendo los del número 3 los más habituales y los peores.)
  • Frutos secos (de preferencia nueces)
  • Miel (realmente no abusar, sólo puntualmente)

Alimentos a evitar:

  • Evitar los peces de piscifactoría o acuicultura, como por ejemplo:
  • Lubina (las más habituales son de piscifactoría, aunque también las hay salvajes)
  • Dorada (casi exclusivamente las encontrarás de piscifactoría)
  • Corvina
  • Bacalao fresco (también puedes encontrarlo de pesca extractiva)
  • Rodaballo
  • Salmón.
  • Trucha.
  • Evitar, de igual modo, las gambas y langostinos que sean de acuicultura (en la caja lo expecifica).
  • (Los mejillones, aun siendo de acuicultura, no son cebados, por lo que puedes considerarlos a efectos nutricionales como salvajes y por lo tanto son perfectos en este modelo de dieta).
  • Carnes magras de animales alimentados con grano, legumbres, piensos compuestos…
  • Cereales y sus derivados:
  • Trigo:
    • Pan
    • Pastas
    • Harinas
  • Arroz
  • Avena
  • Maíz
  • Legumbres:
    • Garbanzos.
    • Lentejas.
    • Judías.
    • Guisantes.
  • Patatas
  • Azúcar, sacarina y otros endulzantes.
  • Productos lácteos.
  • Sal
    • Cuidado con los productos salados (aceitunas, aderezos, enlatados, productos procesados…)
  • Embutidos.
  • Aceite de girasol, de almendras…
  • Bebidas azucaradas.
  • Zumos de frutas.
  • Bebidas alcohólicas.
  • Cacahuetes
  • Café, Té.

Puedes encontrar recetas en la siguiente página web.

http://hoycomemosjuntos.wordpress.com/

Hábitos diarios:

  • Haz deporte todos los días, de una intensidad acorde a tu forma física, eligiendo uno o varios que te gusten y que te resulten fáciles y cómodos practicar.
  • Las sesiones de deporte realízalas en ayunas. Que hayan pasado al menos 4 horas desde la última comida y mucho mejor si es por la mañana antes de desayunar.
  • Realiza únicamente 3 comidas al día y, si es posible, 2. No piques entre horas.
  • Préstale la atención que se merece al descanso y duerme un número suficiente de horas.

Y, ¡muy importante!… ¡no te agobies! No se modifican los hábitos de un día para otro. Considéralo como una tendencia a tomar. Cuanto más en serio te lo tomes mejores serán los resultados, pero, por supuesto, puedes concederte ciertas licencias.

“Pa´haberse matao”. Un mes comiendo en el McDonalds.

 

“Super size me” es un documental sobre los efectos de la comida basura en una persona normal que comienza a comer tres veces al día en un McDonalds.

Solemos pensar que nuestro cuerpo es muy adaptable, esto mismo piensan los médicos que le realizan los controles físicos al protagonista, y que en un mes no pueden generarse cambios en una persona sana que supongan una pérdida grave de salud o consecuencias irreparables, por más que únicamente coma comida basura.

El protagonista logra su objetivo, un mes completo de McDonalds, pero la última semana siente verdadero miedo por su salud. Sus índices de salud han bajado a niveles peligrosos y comienza a temer que aparezcan enfermedades agudas peligrosas como un infarto. También experimentó cambios de humor, disfunción sexual y daño al hígado. En fin, todo un cuadro.

http://www.youtube.com/watch?v=829m9Nvt41w&feature=related

 

Nutrigenómica. Medicina preventiva para el siglo próximo desde la alimentación.

 

Os dejo aquí la dirección de un vídeo del programa Redes, de Eduard Punset, en el que entrevista a Jose María Ordovás, doctor en Bioquímica por la Universidad de Zaragoza y miembro del Institute of Medicine’s Food and Nutrition Board of the National Academies y del comité de expertos en nutrigenómica de la Life Sciences Office, Center for Emerging Issues in Science (CEIS).

Es un vídeo realmente interesante sobre cómo nuestros genes orientan nuestras vidas, pero también cómo nuestras vidas modulan la expresión o no de esos genes. No todo está escrito, no somos un destino genético, modulamos nuestras vidas en función de lo que comemos, lo que sentimos, lo que vivimos…

Todavía queda un largo camino hasta que dispongamos de estudios científicos que avalen la nutrigenómica, pero lo cierto que las investigaciones actuales son esperanzadoras y todo apunta a que supondrán una revolución en el campo de la nutrición.

De cualquier modo, pienso que la enseñanza que podemos sacar de cómo nuestros genes nos influyen y de cómo influimos en nuestros genes, es la determinación de elegir hábitos de vida antiguos, desde en la alimentación, en el deporte, en el sueño, en la vida social… en todo nuestro día a día. Cuanto más cercanos estemos de nuestros genes, más cercanos estaremos de la salud. Comer margarina, por ejemplo, es un hábito moderno, sencillamente por que hace 200 años no existía. Vivir aislado, sin contacto social, resulta igualmente una novedad en nuestra evolución como ser humano. Correr 30 kilómetros todos los días o no moverse del sillón… es ser un innovador… Cualquier “innovación” en nuestras vidas supone riesgos. Nuestro organismo intentará asimilarlo, encajarlo dentro de sus engranajes de funcionamiento de la mejor manera posible, pero que sea “la mejor manera posible” no significa que sea buena.

http://www.youtube.com/watch?v=bVsuW0UzlVE

 

Todos los artículos

A %d blogueros les gusta esto: